Date:agosto 31, 2017

Recomendado Psicopedagogía: Límites y normas en la educación de los niños

Los límites hacen que los niños tengan más éxito en las distintas situaciones sociales, porque algo que enseñan los límites es a respetar el derecho del otro. El principal objetivo de los límites consiste en que nuestros hijos vayan por la vida con una serie de pautas y de normas sociales, y que actúen guiados por motivaciones internas y de modo responsable. Esto es lo que llamamos autodisciplina.

Objetivos de los límites y normas en la educación de los niños

Portrait of lovely girl looking at camera at lesson of drawing

1. Autodisciplina. El principal objetivo consiste en que nuestros hijos vayan por la vida con una serie de pautas y de normas sociales, y que actúen guiados por motivaciones internas y de modo responsable. Esto es lo que llamamos autodisciplina. La autodisciplina es la que el niño se impone a sí mismo tras haberla interiorizado a través de la práctica diaria. Por supuesto, un niño de dos años no tiene motivación internas y de modo responsable. Esto es lo que llamamos autodisciplina.

La autodisciplina es la que el niño se impone a sí mismo tras haberla interiorizado a través de la práctica diaria. Por supuesto, un niño de dos años no tiene motivación interna. Tiene primero motivaciones externas y nosotros tenemos que enseñarle progresivamente a regular su propia conducta.

La responsabilidad ejercida por iniciativa propia a partir de las elecciones que haga el niño le lleva a la independencia y a la autorregulación de su propia conducta, y ése es el objetivo final, que mi hijo sea independiente pero que sea capaz de autorregular su conducta, que no necesita a mamá o a papá toda la vida para decirle qué está bien y qué está mal, qué se puede hacer y qué no se puede hacer.

2. Combatir la rebeldía. La disciplina tradicional era una disciplina guiada absolutamente por motivaciones externas, había premio a la buena conducta y castigo a la mala conducta. En la disciplina tradicional los padres son los responsables del comportamiento del hijo. Y es algo que inspira temor y que, por supuesto, incita a la rebeldía.

Una rebeldía callada en el niño escolar, es una rebeldía manifiesta en el adolescente. Si a una persona la crían diciéndole “esto no lo hagas…”, lo aguantará en la etapa escolar, porque es el único modelo que conoce y pensará que en todas las familias ocurre los mismo. Pero cuando ese adolescente de 14 ó 15 años sale al mundo y ve que el mundo funciona de un modo diferente es muy posible que llegue a rebelarse.

3. Educación en la responsabilidad. Esta comienza desde que el niño es un bebé y nosotros comenzamos a ponerle límites que, al principio, no entiende, pero que va a oír cómo los repetimos una y otra vez a lo largo de los años. Y rápidamente los niños empiezan a entender, antes de hablar entienden los “no” y los “sí”. Hay que recordar que los niños tienen que aprender qué es “no” tajante, qué es “sí” y qué es “tú eliges”. Y los “tú eliges” son fundamentales porque se trata del prólogo de la autorregulación, que uno sepa que tiene opciones, que valore las posibles consecuencias de cada opción y que elija y después se haga cargo de las consecuencias. Esto se fomenta permitiendo al niño elegir siempre entre varias alternativas y exponerse siempre a las consecuencias de su elección.

FUENTE: Revista Hacer Familia

Otros artículos de interés:

5 secretos para criar niños buenos y felices
El cerebro habla de cómo hacer a un niño más inteligente